Una mujer en Filipinas pidió pollo frito a domicilio a un reconocido restaurante de ese país (Jollibee), pero cuando se disponía a comer lo que ordenó se encontró con que en vez de pollo le habían enviado una toalla apanada. La clienta no dudo en hacer un video del hecho y mostrar su indignación que se hizo viral en redes sociales.

Hicimos un pedido en Jollibee, que se entregaría por delivery. Pedí pollo para mi hijo, pero mientras intentaba darle un bocado, me resultó muy difícil incluso cortarlo. Traté de abrirlo con mis manos y para mi sorpresa: una toalla frita. Esto es realmente perturbador ¿Cómo diablos se mete la toalla en la masa e incluso se la fríe?”, relató la mujer en una publicación de Facebook junto al video.

“Ahora ni siquiera puedo pensar en los otros (pollos) mientras se freía esto. Usar el mismo aceite por ¿Cuántas horas? ¿Cuántas órdenes? después de freír esta toalla. La suciedad de la toalla contaminó el aceite y la masa de todo el local, entonces, ¿Cuántos pollos fritos se ven afectados? No lo sabremos”, afirmó.

También te podría gustar...