En medio de la rumba y los tragos lo ultimaron a bala en zona rural de Cajibío

Un joven, quien se encontraba tomándose unos tragos amenos con otros amigos, fue víctima de los constantes hechos de sangre que se presentan en los distintos municipios del Cauca. En esta oportunidad, los habitantes del corregimiento San Gabriel y la vereda Casas Bajas, ubicados a dos horas del casco urbano de Cajibío, fueron testigos del vil asesinato del agricultor.

Lo ocurrido

Según los moradores de la zona, el ataque sicarial ocurrió cuando James Ebeiro Lúligo Lame de 28 años, se encontraba en una fiesta, cuando de manera sorpresiva se le acercaron dos hombres y le dispararon en repetidas ocasiones.

Los delincuentes llegaron hasta la mesa donde estaba James Lame, hablaron un ratico, cuando en medio de la música y la algarabía, se escucharon varios tiros; habían herido a nuestro amigo”, señalaron.

Auxiliado

En medio de la angustia y el desespero, James Lúligo fue llevado hasta el hospital de Cajibío; “la herida grave, la que le ocasionó la muerte, la recibió en la parte del estómago. Se desangraba mucho, cuando ingresó al centro asistencial estaba sin signos vitales”, enfatizaron.

Miembros de actos urgentes de la Sijin fueron los encargados de realizar las respectivas indagaciones, luego hicieron la inspección de cadáver para dejarlo ante los médicos forenses para la realización de la necropsia y poder determinar las verdaderas causas de su deceso.

Diligencias

Sus padres Fernando y María hicieron todos los trámites ante la Fiscalía General de la Nación con el objetivo de reclamar los restos mortales y llevarlos hasta la vereda Potrerito, lugar donde vivió por muchos años.

Despedida

En ese sitio se llevó a cabo su velación y luego el traslado hasta el Campo Santo donde sus amigos y demás allegados le dieron su último adiós.
Hasta el momento se desconocen los motivos o razones por las cuales el joven James Ebeiro Lúligo Lame fue ultimado a bala.

También te podría gustar...