Era casi como si hubiera dado a luz, era tan grande”: Sus periodos eran tan dolorosos que resultó ser un tumor maligno que no paraba de crecer

Una adolescente a la que le dijeron durante meses que sus períodos “pesados” eran solo “hormonas” se sorprendió al enterarse de que tenía un terrible tumor de 12 centímetros en su cérvix, informa New York Post.

La mujer, Megan Burgeen, de 19 años, del Reino Unido, comenzó a tener períodos irregulares y dolor de estómago el pasado mes de septiembre. El sangrado era a menudo tan severo que no podía caminar normalmente, y mucho menos hacer cosas que le gustaban, como bailar.

Y después de meses de que los médicos descartaran sus síntomas, en abril, vio un coágulo de sangre tan grande que le envió a su médico una foto en estado de pánico.

Era casi como si hubiera dado a luz, era tan grande”, dijo.

El coágulo resultó ser parte de un tumor que crecía en su cérvix. Los médicos pronto le diagnosticaron un tipo raro de cáncer cervical llamado rabdomiosarcoma, que es un cáncer de tejido blando que puede crecer en los músculos. Desde entonces se ha sometido a cinco rondas de tratamiento de quimioterapia y ahora está libre de cáncer.

Y aunque el tratamiento significaba perder el cabello y someterse a una histerectomía, conseguir el diagnóstico fue la verdadera victoria para Burgeen, que se sentía cada vez más frustrada por el hecho de que los médicos descartaran sus síntomas como “hormonales”, dijo.

Cuando finalmente obtuve un diagnóstico, fue como si ya no tuviera que preocuparme por no ser escuchada”, explicó.

Burgeen se apoyó en el pensamiento positivo para superar el agotador viaje médico.

“Al principio estaba molesta por el hecho de que perdería mi cabello y no podría tener hijos, pero al final, terminé viendo los aspectos positivos como el hecho de que puedo estar viva para ver cómo mi cabello vuelve a crecer y tener hijos mediante otros métodos”, afirmó.

También te podría gustar...