¿Lloras con frecuencia? Estas son 8 razones por las que eres mentalmente más fuerte

Te decimos por qué las personas que lloran con frecuencia podrían ser más fuertes mentalmente.

¿Tu compañera de mesa llora cada vez que recibe un mensaje de texto, cada vez que escucha una canción down, cada que se le cae el lápiz? Su amistad te conviene, pues de acuerdo con los expertos, las personas que lloran con frecuencia son más fuertes mentalmente.

Aunque las lágrimas usualmente sean interpretadas como un signo de debilidad, llorar es un estado natural de expresión. Llorar es normal y reprimirlo no siempre es necesario, y estas son algunas razones por las que llorar más puede significar ser más fuerte.

Llorar disminuye el estrés

Las lágrimas son un tipo de catarsis que nos ayuda a descargar nuestro estrés, frustración y emociones negativas. Cuando estamos estresados, nuestro cuerpo también lo está, y al llorar, este se relaja.

Hace tu mente más fuerte

Hay veces en las que nos aguantamos las lágrimas, pero cuando lloramos, reconocemos nuestros sentimientos y emociones sin reprimirlos. Esto es bueno, pues ignorar nuestros sentimientos sólo nos hará llevar al inconsciente las sensaciones negativas que después de un tiempo pueden convertirse en síntomas incluso físicos.

Las lágrimas limpian el alma

Como si deseáramos depurar nuestro interior y sacarlo con lágrimas. Las personas que lloran podrían considerarse más fuertes pues permiten sacar su estrés de alguna manera, en este caso, a través del llanto, sintiéndose más ligeros e incluso conectados con lo que sienten. Es importante comprender por qué nos sentimos como lo hacemos, de otra manera llorar sólo será un acto depurativo de una situación que se presenta a menudo.

Sin miedo a mostrar emociones

Tal como cuando estamos contentos y sonreímos, por qué no habríamos de llorar cuando nuestros ojos nos lo piden. Las personas que lloran comprenden que el llanto es una expresión emocional y de eso no hay nada de qué temer. Estar en contacto con las emociones puede ser complicado para muchas personas, sin embargo, mientras más te sientas conectado con lo que sientes, más sencillo será vivir de la mejor manera.

Llorar hace sentir bien

Después de irrumpir en lágrimas es difícil no sentirse mejor y más ligero, como si ese llanto hubiera estado causando un peso literal en nuestro interior. Hay una gran cantidad de estudios que revelan que llorar realmente ayuda a sentirse mejor debido a que nuestro cerebro libera endorfinas, con la que se genera una sensación de alivio y calma.

Por otro lado, llorar también reduce nuestros niveles de manganeso en el organismo, lo que ayuda a desestresar nuestro cuerpo.

No le dan importancia al ‘qué dirán’

Las personas que no tienen problema con llorar en público, en una situación justificada, no tienen preocupación por lo que las demás personas, que incluso no conocen, piensen. Este tipo de personas son seguras y no necesitan reprimir sus emociones para complacer una imagen exterior falsa.

No todas las mujeres que lloran son inestables ni los hombres, menos varoniles, sino por el contrario, son lo suficientemente valientes para no apoyar estigmas y prejuicios sociales sin fundamento.

Animan a otros a ser sinceros con sus sentimientos

En una situación poco agradable, al llorar, las personas sin miedo a llorar animan a otros a expresar sus sentimientos de la misma manera sin barreras y estigmas, lo que sin duda, es un rasgo de fuerza emocional.

Además de ser físicamente más sanos…

Claro, no en un contexto general, pero las lágrimas ayudan a liberar toxinas y matan el 90% de las bacterias oculares en pocos minutos.

Llorar no soluciona los problemas, eso lo saben las personas mentalmente fuertes, pero sí saben que las puede hacer sentir mejor antes o después de enfrentar un conflicto que sienten que ha rebasado los límites.

Llorar no significa un fin a tu problema. Pero las personas que lloran saben que hacerlo les da calma y bienestar, lo que les ayuda a ver el problema de una forma más calmada y clara.

Claro que es bueno medirse y reconocer si estamos en una situación oportuna para llorar. El trabajo es una fuente directa de estrés, así que quizá no sea muy positivo para nuestra imagen si nuestros jefes nos miran llorar muy a menudo. Quizá de ahí venga la famosa broma de ‘voy a llorar al baño’.

También te podría gustar...