Niño que intentó vender su gato por USD 3 para estudiar y comer recibió una casa

Cuenca Ecuador (Azuay)|. La historia se hizo viral en redes sociales hace un mes. “Vendo a mi mascota por tres dólares”. Era el anunciado de Cristian, un niño de Gualaceo, provincia de Azuay, que intentaba vender a su gatito para poder ir a la escuela y comer. Hace tres días recibió una casa, alimentos y atención médica al igual que su familia.

Ello fue presenciado por un trabajador del GAD (Gobierno Autónomo Descentralizado) del cantón, quien relató a sus amigos lo ocurrido, y luego lo compartió en redes sociales.

Tras retirarse de su trabajo, el hombre encontró al niño en el trayecto, en la vía Maripamba-Dotaxi, que lo hizo estacionar para pedirle que lo lleve. Entonces le preguntó por qué vendía a su mascota y Cristian le dijo que con ese dinero podría ir a su escuela.

También le dijo que su mamá se dedica a la venta de mangos, pero ya no tenía productos. El trabajador se conmovió con el relato así que decidió regalarle su almuerzo para que lo compartiera con su mamá.

Impacto en redes sociales

Tras esa publicación en redes sociales, los usuarios se pronunciaron para pedir a las autoridades que ayuden al niño. Entonces, los ciudadanos decidieron ayudar Cristian y a su familia. Recibieron kits de alimentos, ropa y atención de un brigada médica.

Igualmente, Liz Idrovo, Señorita Turismo de Gualaceo, coordinó con empresas privadas y la familia del menor para ejecutar el proceso de renovación del hogar de Cristian. En su Facebook publicó imágenes en las que se observa el momento en el que colocan bloques, techo de zinc, pintan y ornamentan la vivienda.

Entonces fue hace tres días que la casa fue entregada totalmente renovada a Cristian y a su familia. Evidentemente, la vivienda contará con agua potable y luz ya que no contaban con estos servicios básicos.

El video trascendió fronteras y llegó a las manos de Luca Pallanca, un hombre que ayudó a gestionar la ayuda para un hospital en Cuenca, durante el paro nacional. El italiano quedó conmovido de poder conocer y ayudar al niño y a su familia.

Entonces llegó hasta Gualaceo con un grupo de personas que quisieron colaborar con kits de alimentos, ropa, medicinas, desparasitantes y vitaminas. El gato también recibió atención médica.

Cristian tiene el deseo de conocer la playa, así que Pallanca le pidió que siga estudiando y lo llevará a la playa.

También te podría gustar...