¿Por qué pierde su erección cuando está contigo?

Hombres canosos remojándose en un jacuzzi mientras miran hacia el horizonte, leyendo sus periódicos usando unos lentes de pasta gruesos, abrazando a sus esposas mientras toman una gran copa de vino tinto… el clásico comercial de disfunción eréctil que vemos en la televisión desde hace más de 20 años nos han dejado muy claro qué rango de edad debería de usar sus pastillas: hombres mayores en edad de jubilación.

Pero recientemente, anuncios elegantes y dirigidos hacia hombres mucho más jóvenes han comenzado a aparecer en redes sociales de marcas como Roman y Hims.

A pesar de que los jóvenes fundadores de estas compañías dicen que no están tratando de comercializar medicamentos para la disfunción eréctil, es evidente que por primera vez están incorporando a personas de 20 y 30 años a la narrativa de problemas para mantener la zona sur levantada cuando se necesita. ¿Por qué pierde su erección?

Esto solo puede significar una cosa: Hay muchos más millenials que experimentan disfunción eréctil de lo que todos pensamos.

Así que Cosmopolitan ha decidido hacer una investigación en la que preguntamos a más de 500 hombres y mujeres de entre 18 y 38 años acerca de los #PenisProblems que han experimentado y los resultados fueron impresionantes.

Para empezar, aunque los estudios hechos anteriormente han estimado que la disfunción eréctil afecta a entre el 1 y el 10 por ciento de los hombres menores de 40 años, nuestra encuesta reveló que el 80% de los que respondieron han tenido un problema para tener una erección por lo menos una vez. Aquí, llegamos al fondo de lo que está matando sus erecciones y te ayudamos a manejar el momento si te llega a suceder.

Todo está en su cabeza (la que está sobre su cuello)

Algo que James, de 26 años, sabe con certeza acerca de su pene probablemente no se pondrá duro la primera vez que tiene sexo con una mujer. No, no tiene nada que ver con qué tanto le atrae. Es solo un clásico caso de ansiedad, causado por sus miedos personales de qué tan incómodo o no podría ser el encuentro, lo que obviamente, se convierte en una profecía autocumplida.

Mientras, para Michael, también de 26, no se trata tanto de ansiedad pero el problema de los ideales con los que fue educado: solo dos personas que están enamoradas deberían tener sexo. Ha intentado dejar esa idea atrás, pero su pene no ha podido superarla, así que pierde erecciones siempre que está teniendo relaciones con alguien a quien no ama.

James y Michael son ejemplos perfectos de hombres millenials: saludables y con penes funcionales que llegan a tener disfunción eréctil por razones psicológicas y no mecánicas (como los hombres mayores). Investigadores tienen muy claro que este tipo de problemas afectan más a los hombres jóvenes, dice Landon Trost, urólogo en el Mayo Clinic.

“ Los estudios que han observado a hombres menores de 40 años con DE han encontrado que ciertas afecciones psiquiátricas, como la depresión y la ansiedad, son más altas que en otros grupos”, dice Trost. Y como él lo explica, la ansiedad y la depresión, dos cosas bastante comunes entre millenials, pueden dificultar que el cerebro de un hombre responda a los estímulos excitantes, que pueden causar un bajo deseo sexual o problemas para lograr una erección.

Cuando estos trastornos mentales ocurren en el momento (es decir en la cama), pueden desencadenar la respuesta de lucha o huida en su cerebro, que envía un mensaje a su pene para terminar las cosas. De esta manera, la DE inducida por la ansiedad es en realidad muy similar a lo que experimentan las mujeres cuando nuestros pensamientos durante el sexo hacen que sea difícil mantenerse excitada y/o tener un orgasmo.

Si tu amigo se desinfla en torno a un hito emocional importante, como cuando tienen sexo por primera vez (en la encuesta de Cosmo, más de la mitad de los hombres que han tenido problemas de disfunción eréctil dicen que lo han experimentado al estar con alguien nuevo), sepan que es probable que solo sea algo de mentalidad.

Otra pista psicológica: comienza a perder su erección al mismo tiempo que cambia el nivel de compromiso. De hecho, la DE repentina ocurre con tanta frecuencia entre los recién casados: existe la presión de convertirse en un hombre casado y además, la expectativa de un sexo increíble en la noche de bodas, dice el Dr. Trost (e incluso tiene un hombre: síndrome de luna de miel). Y un estudio publicado en la revista Translational Andrology and Urology encontró que una vez que la confianza sexual de un hombre recibe un golpe, puede sentirse ansioso porque vuelva a suceder y toda esa presión crea un círculo vicioso de fijación por sus erecciones.

Hecho: Realmente no eres tú, y realmente es él

Es importante no tomar personalmente un ataque de DE psicológica. Aún así, cuando te enfrentas a un pene repentinamente suave pensar que no eres tú, puede ser difícil de creer. Por ejemplo, Erin, de 22 años, intentó, realmente intentó, hacer que el sexo con Drew sucediera. La primera vez que su erección murió justo antes de que tuvieran relaciones sexuales, ella improvisó y le dio un blow job “realmente largo” en su lugar. Pero la falta de una erección fue confusa. “Eso nunca me había pasado con una pareja sexual, así que yo estaba pensando que el problema era conmigo”, recuerda Erin.

Cuando sucedió por segunda vez, se lo contó a algunos amigos, quienes le aseguraron que todos los hombres han pasado por esta situación. Y de acuerdo con nuestra encuesta, más del 75 por ciento de las mujeres han tenido una pareja masculina que lucha contra la DE por lo menos una vez, lo que honestamente suena sorprendentemente alto. La palabra más común que usaban estas mujeres para describir cómo les hacía sentir este momento es “avergonzada”. “Es como, oh, obviamente estoy haciendo algo mal si ni siquiera puedo mantenerlo excitado el tiempo suficiente para que tengamos relaciones sexuales”, dice Leigh, de 24 años, quien salía con Chris por unos meses después de que él comenzó a perder sus erecciones.

Y en un giro cruel, los hombres están internalizando estas malas vibras. Como dice James, asumir que la disfunción es totalmente su culpa, es lo que más lo estrella. “Eso es una gran parte del aspecto mental de esto”, dice. “Me siento culpable. No quiero que mi pareja se ofenda”.

En el caso de Leigh, Chris comenzó a hacer comentarios autocríticas como “si solo mi pene funcionara”, y le dijo que entendería si ella no quería volver a verlo. Su baja autoestima acerca de su disfunción eréctil se convirtió en un problema mayor que el problema en si.

En cuanto a Erin y Drew, su estado de ánimo cambió drásticamente después de que él no se pudo mantener duro la segunda vez que intentaron tener relaciones sexuales. “Comenzó a hablar sobre las otras chicas con las que había estado acostándose y cómo esto no sucedía todo el tiempo, y estaba muy a la defensiva”, recuerda Erin. “Yo estaba como… me voy a casa. Eres un imbécil” .

En estos casos, decirle que hable con sus amigos o con un terapeuta puede ayudarle a recordar que no está experimentando esto solo y que la disfunción eréctil no es su culpa.

Cómo se sienten ambos cuando sucede

Él dijo:

“Sentí que estaba haciendo algo mal, como si fuera mi culpa. Pero estaba demasiado nervioso”.

“Como menos “hombre”. He perdido relaciones, confianza, oportunidades. Demasiado avergonzado para buscar a un médico porque soy joven. Aunque he oído que muchos hombres lo experimentan… no quieres ser ese tipo”.

“Avergonzado, emasculado, decepcionado”.

“Estressado y temo que mi esposa piense que ya no me parece atractivo”.

Ella dijo:

“Estoy consciente de que no es mi culpa, pero no puedo evitar pensar que no soy lo suficientemente buena”.

“Como su compañera, me hace sentir insegura, como si no lo estuviera satisfaciendo completamente, a pesar de que ya me dijo que no es nada que haya hecho o no haya hecho”.

“Solo pasa cuando él bebe. No me molesta, pero a veces pasa, le aseguro que no pienso menos de él por eso”.

“Es incómodo. No sé qué decir o hacer”.

Sigan adelante y manténganse arriba

Confuso, frustrante, emocional, la DE sabe cómo matar el estado de ánimo de todos los involucrados. Pero cuando te sucede a ti, el Dr. Trost sugiere mantener la calma y hacer todo lo posible para evitar preguntarle a tu chico si eres la razón por la que perdió la erección.

Mejor, quita la presión de las relaciones sexuales por un tiempo. Dile que solo quieres jugar y que no necesariamente tienen que llegar a la penetración o al orgasmo, sugiere Natalie Finegood Goldberg, terapeuta sexual en Los Ángeles. Si es algo casual, déjale claro que no esperas que tenga una erección por mucho tiempo para que se la pasen bien. Siempre puede haber sexo oral, faje, estimulación manual y otros juegos.

Si esto le pasa a tu novio o a tu esposo, pregunta en un escenario casual y no sexual si alguna vez ha visto a un doctor. Solo el 15% de los hombres ha ido a revisarse, según nuestra encuesta, y esta podría ser la solución más sencilla. Por ejemplo, si el problema de tu novio parece psicológico el doctor podría mandarlo con un terapeuta o podría darle un medicamento temporal.

También te podría gustar...