Qué significa el mal olor vaginal después de tu período

Te decimos qué significa el mal olor vaginal después de tu período, una señal a la que deberías de prestar atención.

En efecto, tener mal olor vaginal después de estar en tus días no es normal, así que si identificas este rasgo en ti, te decimos qué significa el mal olor vaginal después de tu período.

Si después de pasar por estos días de tu períodonotas un olor fuerte y desagradable en tu flujo vaginal, es necesario que prestes atención y no intentes ocultar este síntoma con duchas vaginales ni jabones íntimos, pues claramente, tu cuerpo está enviando una señal que necesita ser atendida.

Nuestro cuerpo tiene una gran variedad de manifestaciones físicas, las cuales debes identificar para saber qué es y que no es normal, pues además los temas relacionados con nuestro aparato reproductor puede ser muy delicado y si no le das el cuidado apropiado podrías lamentarlo, aunque no te espantes, siempre hay soluciones para todo.

Esta es una pequeña guía de lo que podrían significa esas señales, no te alarmes ni las tomes como una verdad absoluta, más bien, visita a tu ginecólogo para identificar y dar el tratamiento adecuado para cualquier anomalía.

¿Qué significa el mal olor?

Muchas mujeres, después de su ciclo menstrual presentan un olor peculiar en su zona íntima, aunque no todas. El flujo natural que aparece después de cada período es normal, sin embargo, debería ser incoloro e inoloro. En ocasiones este flujo se manifiesta con un color más blanco que transparente, o color hueso y con una textura cremosa, en otras más, puede ser con tonalidad verdosa e incluso marrón y con mal olor.

¿Qué significa el flujo marrón?

Residuos

Si notas que hay un flujo marrón, este es una acumulación de residuos de coágulos que tardaron en salir. A veces algunos restos de la menstruación quedan en nuestro interior, y este flujo es señal del endometrio depurándose por completo y el mal olor se debe justo al tiempo en el que este permaneció en tu interior por más tiempo del normal provocándose un mal olor, pues finalmente la sangre, es materia orgánica.

Infección

Por otro lado, este flujo podría tratarse de una infección o enfermedad que sería necesario atender con un especialista, sin embargo, no te alarmes, toma en cuenta las características de estas secreciones, y así podrás decirle a tu médico de qué manera se está manifestando tu cuerpo.

Flujo blanco y sin olor

No tienes de qué preocuparte, este tipo de secreción es el más normal, aunque si es muy frecuente, más vale que lo consultes con tu ginecólogo.

Blanco pero con mal olor

Podría ser una infección micótica, es decir, de hongos y muy fácil de solucionar. Consúltalo con tu médico, quizá no sea necesario visitarlo a su consultorio y por teléfono podría recetarte algún antimicótico.

Opaco y con olor a pescado

Probablemente una señal de vaginosis bacteriana y si además de tener este flujo con ardor, podrías tener clamidia.

Tonalidad verdosa y con fuerte olor

Podría implicar una tricomoniasis, una infección causada por trichomonas vaginalis, una infección de cierta manera inofensiva si la atiendes a tiempo, pues de ignorar sus síntomas, esta podría expandirse a tus trompas de Falopio causando serios problemas.


Muchas infecciones se generan a lo largo del período y se manifiestan días después, justamente por no tener una higiene adecuada durante tus días. Así que, sea el producto que utilices, no permitas que la sangre se acumule; cambia regularmente tu toalla femenina, y si te acomoda opta por la copa menstrual, vacíala máximo cada ocho o diez horas dependiendo del flujo que tengas y no te acostumbres al uso de tampones.

También te podría gustar...