¿Quieres salvar tu relación? ¡Ten un amorío! (dicen los expertos)

De acuerdo con expertos, una infidelidad sí puede salvar tu relación, pues las parejas suelen sobrevivir a este tipo de situaciones.

Getty Imagenes

Esta es una noticia que a muchos les sorprenderá (y a otros hasta motivará): según afirman expertos, una infidelidad puede salvar tu relación. Sí, lo que leíste. Aquí te contamos por qué tener un amorío podría reavivar tu noviazgo.

Algunos expertos consideran que una infidelidad puede salvar tu relación.

La Dra. Lucielle Ostertag, del Instituto Italiano de Ciencias Sociales, ha realizado un controversial estudio que afirma que las parejas infieles duran más. Irónicamente, el estudio comenzó con el objetivo contrario:

«Inicié el proyecto para descubrir el daño que causaba la infidelidad en las relaciones», cuenta la experta. «Y me sorprendió más que a nadie que las cifras demostraran que engañar a tu pareja puede ser bueno para la unión».

Entre los que parecen estar encantados con la teoría está Noel Bider- man, dueño de AshleyMadison.com, un website creado para personas que quieren ser infieles. Su eslogan publicitario es: La vida es corta, ¡ten aventuras!, y tiene 5.5 millones de usuarios.

Biderman afirma: «Las parejas sobreviven a la infidelidad más de lo que creemos». Y sentencia: «Mi servicio es un salvamatrimonios».

Por qué somos infieles

Pero vayamos al origen de todo esto: los motivos que nos impulsan a ser infieles. Julia Cole lleva 25 años estudiando infidelidades para el website Relate.com, y su conclusión es que el motor principal de una infidelidad es sentirse poco valorado y atendido en la relación. Al menos así lo es para el 51% de las personas a las que entrevistó. El equilibrio es algo clave para evitar la infidelidad. Cuando uno de los miembros de la pareja piensa que está dando más o menos que el otro, puede ser infiel.

La persona que da más se siente poco apreciada y recompensada, así que buscará una aventura para equilibrar la balanza. La otra mitad engaña para escapar del sentimiento de culpa y de la incomodidad que les causa saber que se benefician más de la relación. Anne Hooper, sexóloga y autora de Los mejores consejos sobre sexo, recomienda analizar bien los motivos.

«Una cosa es engañar a tu pareja porque tienes una carencia, o porque necesitas sentirte deseada o descubrir algo desconocido de ti», lo que puede ser una experiencia positiva. Y otra muy distinta es hacerlo para evadir el hecho de que tu pareja ya no te gusta.

«En este caso puedes acabar inmovilizada por la culpa y perpetuar una relación que realmente no deseas»

Hasta la infidelidad tiene sus reglas

No obstante, tampoco hay que pintarlo tan bonito. Que algunas parejas puedan fortalecerse por «tirar una canita al aire» no es una regla matemática.

Según Cole, aunque es posible superar una infidelidad, siempre quedan secuelas. «La relación puede recuperarse, pero quedará una cicatriz que irá borrándose poco a poco, y que siempre será parte de tu vida». Y también ten  cuidado con los sentimientos del otro.

Si vas a jugar fuera de casa, que no sea de forma obvia y ofensiva.

En cualquier caso, hasta los mayores defensores de la infidelidad, como la Dra. Ostertag, ponen límites: «Los affaires largos pueden ser muy dañinos y también lo son los que ocurren dentro de tu círculo social».

Basándose en su punto de vista, ella ha creado tres reglas para el «control de daños»:

La regla de la larga distancia.

Cuanto más lejos de casa, mejor.

La regla de No preguntes/No cuentes.

Cuanto menos detalles sepan los dos de la aventura, mejor.

La regla de no mantengas el contacto con «el otro o los otros».

Limítate a una sola noche. Si prolongas el affaire más de eso, es posible que se generen sentimientos.

5 datos que no  conocías sobre la infidelidad

1. Las mujeres suelen cometer más infidelidades durante la ovulación. Echale la culpa al código genético femenino, que no entiende de alianzas ni compromisos, y que  en su esfuerzo por perpetuar la especie nos hace más fértiles en esta etapa y, claro, ¡más sexy!

2. El «cornudo» no es el último en enterarse, ¡es el primero! Según las estadísticas, el hombre engañado es mejor que la mujer detectando la infidelidad. Al parecer, antes de que existieran las pruebas de ADN, la naturaleza los dotó con cierto instinto para saber si el hijo que esperaban era suyo.

3. No existe definición exacta de qué es la infidelidad. Nadie sabe bien qué es ser infiel y qué no lo es. Ni los investigadores ni los expertos (¡ni las parejas!) han logrado ponerse de acuerdo sobre qué tipo de comportamiento constituye una infidelidad.

4. Los hombres no necesitan un motivo para ser infieles. Según los expertos, la infidelidad masculina no es necesariamente señal de infelicidad en la relación. Pero las mujeres son más complicadas, y una aventura en ellas es síntoma de insatisfacción.

5. Una de cada siete mujeres casadas es infiel en el primer año de matrimonio. Este es el dato más impactante de todos. Un estudio de Meetic.com afirma que el 18% de las mujeres recién casadas tienen una aventura durante el primer año.

También te podría gustar...