Video | Trabajadoras sexuales ahora se dedican a vender frutas y verduras en cuarentena.

Como no han podido ejercer su oficio debido al confinamiento, se juntaron con el administrador de la casa de citas y se inventaron otro negocio. 

Una venta de frutas y verduras para que las mujeres que viven de esta labor en Puerto Boyacá puedan tener un ingreso económico durante esta contingencia.

“Como todo quedó cerrado y nosotros sobrevivimos es de esto, entonces yo hablé con ellas. Vamos a vender frutas para que nos dé el pan de cada día”, explica Diego Alexánder Ciro, administrador de la casa de citas. 

Ellas han lograron llevar dinero a sus familias gracias a esta idea. 

Según datos de la Secretaría de Gobierno de Puerto Boyacá, en las casas de lenocinio del municipio trabajan aproximadamente 50 mujeres, muchas de ellas llegan de distintas partes del país.

También te podría gustar...